Hacer un "retrato robot" de los socios y socias de Amnistía Internacional España es difícil, porque ya somos más de 63.000 -y más de 3 millones en todo el mundo-.

Gracias por hacerlo posible
Gracias por hablar con una sola voz pidiendo JUSTICIA © Amnesty International

Decimos con frecuencia que “nuestros socios y socias” son el alma de la organización, y en nuestro caso no es una manera de hablar. Somos una de las pocas organizaciones sin ánimo de lucro en este país que consigue su financiación a través de aportaciones individuales de personas. Personas corrientes que aportan una media de 105€ al año, aunque hay aportaciones más altas, más bajas, todas igualmente importantes. Gracias a su generosidad podemos trabajar con total independencia económica y política y sin miedo a denunciar a quien lo merezca porque no arriesgamos nuestra financiación.

Lo realmente interesante es que muchos socios y socias no sólo colaboran con dinero, sino que también aportan horas de su tiempo en muchas actividades, porque Amnistía Internacional es un movimiento democrático y participativo, con una fuerte componente de activismo.

Una de estas socias es Mari Paz. Mari Paz era socia y en 2002 decidió dar el paso al activismo. Ella es economista en su vida “normal” pero se ofreció para ayudar en cualquier departamento de nuestra oficina central en Madrid. Tuvimos la suerte de que viniera al departamento de Recursos, donde nos encargamos de atender a las personas asociadas y también de conseguir que se sumen muchas más a la organización. Marí Paz empezó a colaborar dentro del área de atención a socios/as y puedo afirmar sin miedo a exagerar que ha tecleado miles y miles de datos a lo largo de todos estos años de colaboración constante. También ha respondido a miles de mensajes de socios y socias que nos contactan cada día para actualizar sus datos, direcciones, teléfonos, cuotas, cuentas bancarias, etc. Ahora, echando la vista atrás, veo las toneladas de trabajo que ha sacado adelante, y como su trabajo ha contribuido muy directamente a la captación de nuevos miembros.

Otro ejemplo es José Vicente. Él es sociólogo de profesión, experto en estudios de población. Le pedimos ayuda Cada vez que vamos a realizar una encuesta para conocer mejor a nuestros miembros o a los y las activistas. Con su entusiasmo habitual, José Vicente nos asesora en la preparación de cuestionarios, consigue presupuestos ajustados y analiza e interpreta las respuestas.

Con sus propias palabras
Josep, Andrés, Menchu, Iñaki, Maritxu, Guillaume, Paloma, representan 50 años de AI en España. Nos cuentan por qué eligieron Amnistía Internacional. © Amnesty International

Maria Paz y José Vicente son sólo dos ejemplos de los cientos de activistas que no sólo colaboran con sus cuotas, sino que ofrecen sus conocimientos, experiencia y tiempo libre para colaborar con Amnistía Internacional. Trabajos que no tienen visibilidad pública, pero que hacen que AI ahorre mucho dinero que se puede dedicar en otras áreas. Como he dicho al principio, el dinero para realizar nuestro trabajo viene principalmente de las aportaciones de socios, socias y donantes. María Paz, José Vicente, y otras 63.000 personas actualmente.

 

Más datos. En estos momentos, en España somos más mujeres (53%) que hombres (47%) las que apoyamos a la organización. Nuestras profesiones son diversas: profesores/as, abogados/as, profesionales de la salud, administrativos/as, jubilados/as, estudiantes y un sinfin de ocupaciones que componen un grupo de personas heterogéneo y variado. La media de edad es de 47 años, pero tenemos miles de socios y socias que aún no han cumplido los 30. Otros llevan más de 30 años en la organización y siguen colaborando como el primer día.

Reunión del Consejo Internacional 2005. Trabajo, mucho trabajo y …
Reunión del Consejo Internacional de 2005, que tuvo lugar en Morelos, México. Cada dos años este Consejo se reúne para tomar decisiones sobre el trabajo de AI, todas las Secciones nacionales envían un comité delegado que ha sido previamente elegido en las Asambleas Generales de socios y socias, que cada año se reunen para estudiar y aprobar los planes de trabajo de AI en su país. © Amnesty International

Peter Benenson, el fundador de Amnistía Internacional, solía repetir un proverbio chino: “más vale encender una vela que maldecir la oscuridad”. Me viene con frecuencia esta frase a la cabeza, porque veo todos los días a activistas “encendiendo velas” en nuestras oficinas, en las actividades públicas que organizamos, en las universidades.

En España, somos 63.000 personas apoyando a AI, sólo un 0,13% de la población, pero… ¿A que parece que somos más? wink

Compartir:
  • del.icio.us
  • Facebook
  • BarraPunto
  • Bitacoras.com
  • Twitter
Etiquetas:

Esta entrada tiene 5 comentarios.

No se permiten más comentarios.

  1. Pau
    08 jun 11 19:57

    Gracias, muchas gracias.
    Sigan trabajando para defender los derechos humanos en todo el mundo!!
    Es un compromiso muy digno que nos implica a todos.

  2. Mercedes
    04 jun 11 20:51

    Sois geniales, adelante, mi apoyo es muy fuerte porque os tengo en el corazón. Un beso.

    P. D. Tengo 73 años y veré un mundo mejor cada día, seguro.

  3. Amnistía Internacional
    03 jun 11 11:52

    Hola Daniela

    Muchas gracias puedes ver todas las maneras de colaborar en este mismo blog, en TU ESPACIO podrás ver todas las opciones que hay de participar.

  4. Daniela Acosta
    02 jun 11 19:24

    Hola soy psicologa uruguaya y resido hace 7 años aca en valencia y estaria interesadisima ya que me interesan y participo en varias Asociaciones culturales, poder participar como socia. Lamentablemente debido a mi precaria situacion economica no me puedo comprometer a una donacion pero si puedo ofrecer m i trabajo. Gracias y a las ordenes

  5. Yomisma77
    02 jun 11 12:34

    Mucho ánimo y muchas gracias por vuestra labor :)

    Un abrazo grande a todos