Valdenia Paulino, que fue acogida en el programa de protección de defensores de AI-España, considera los derechos humanos "el punto de partida para superar la pobreza"

Valdenia Paulino, favelas de Joao Pessoa, Brasil © Sofía Moro 2010

Las palabras de Valdenia Aparecida Paulino, abogada brasileña y defensora de los derechos humanos en las favelas de este país, no tienen desperdicio: “Los derechos humanos son el pasaporte de quienes viven en la pobreza para ser reconocidos como seres humanos y ciudadanos“, porque tener conciencia de ellos “es el punto de partida para superar la pobreza”. Y cuando las personas lo hacen, “descubren que son los protagonistas de su propio desarrollo y dejan de contentarse con las sobras que dejan otros. Empiezan a participar en el proceso político, a exigir sus derechos y a hacer que quienes están en el poder rindan cuentas”.

Ella pone especial énfasis cuando repite esa filosofía ‘en femenino’, porque las mujeres y sus derechos han sido su ley de vida desde que, ya de niña, fue “testigo en Sao Paulo del hambre, la muerte, el trabajo infantil y la violencia institucional, en particular del uso arbitrario de la fuerza policial en las favelas; de la discriminación racial y social; de la indiferencia de las autoridades”. Eso la llevó a querer “hacer algo”. Y pronto se puso a la tarea. Con apenas 14 años colaboraba en la alfabetización infantil en los barrios marginales. Con 18 organizó una casa para chicas que intentaban dejar la prostitución. Además, esas y otras iniciativas “se llevaron a cabo en las favelas, gracias al valor y la creatividad de sus habitantes”.

Favela Rocinha en Río de Janeiro, es la mayor favela de América Latina. En la foto un miembro de ADA (amigos de amigos), sostiene una subametralladora Uzi. Febrero de 2009. © Christian Franz Tragni/Demotix

La abogada brasileña es bien conocida en nuestro país, adonde llegó acogida en el programa de protección de defensores y defensoras de derechos humanos de AI-España. Tras ayudar a crear en 1999 el Centro de Derechos Humanos de Sapopemba –barrio periférico de Sao Paulo que concentra más de 30 favelas–, su compromiso con los derechos humanos la llevó a investigar y documentar las denuncias contra la policía sobre torturas, malos tratos, ejecuciones extrajudiciales, extorsiones y corrupción. Se convirtió en portavoz del Movimiento Nacional de Derechos Humanos en su comunidad…, y en personaje incómodo, no solo para la policía, sino también para narcotraficantes y escuadrones paramilitares.

Las amenazas se encadenaron (Amnistía lanzó una acción urgente para protegerla ya en mayo de 2000), y se intensificaron cuando en 2007 asumió la defensa de una mujer golpeada y agredida sexualmente por agentes durante su detención. Fuentes policiales llegaron a incluirla en una lista de beneficiarios de narcotraficantes para desacreditarla. No lo consiguieron, pero al final tuvo que dejar por un tiempo Brasil, adonde regresó en 2008 tras su ‘intermedio hispano’ para seguir su lucha en el Centro de Derechos Humanos Óscar Romero en el Estado de Paraíba. La última vez que pasó por Madrid fue justo para presentar la campaña de AI-España para este 50º aniversario que se celebra en 2011.

Marcha de mujeres en São Paulo organizada por Sou da Paz, movilizó a más de 30.000 participantes. © Sou da Paz 2005

El caso de Valdenia Paulino resume bien el doble perfil de los derechos humanos de las mujeres brasileñas, y en particular de las que viven en comunidades excluidas. Por una parte, ellas son las “víctimas ocultas de la violencia criminal y policial”, como remarcaba el investigador sobre Brasil de AI Tim Cahill a propósito del informe de 2008 “Nosotras recogemos los platos rotos“. Por otra, un movimiento de mujeres dinámico y plural se ha situado “al frente de la lucha por la justicia, contra la discriminación y por la promoción y protección de los derechos humanos”,  y está consiguiendo importantes logros políticos y sociales.

De fondo hay una ‘asignatura femenina’ pendiente, porque las mujeres de las comunidades marginadas son las grandes olvidadas en los debates sobre la violencia. Dado que la “inmensa mayoría de víctimas y perpetradores” son hombres jóvenes, señalaba Amnistía en 2008, “el efecto de la violencia masculina en las vidas de las mujeres prácticamente se ha pasado por alto”, y justifica la frase de las adolescentes de una barriada visitada por AI: “La policía solo viene a recoger a los muertos”.

“En vez de brindarles protección”, denunciaba Tim Cahill, “la policía suele someter a las mujeres a cacheos ilegales, que realizan agentes varones, así como a un lenguaje insultante y discriminatorio y a intimidaciones”. Y cuando no hay policía –en muchas barriadas pobres “los señores de la droga y los jefes de las bandas son la ley”–, su situación tampoco es mejor. Los ‘sustitutos’ del Estado ausente “dispensan castigos y protección y utilizan a las mujeres como trofeos o como objetos de intercambio en sus negociaciones”, además de como “camellos” o como señuelos de las bandas. Al final, protestaba AI, tanto delincuentes como agentes corruptos las tratan casi como objetos de usar y tirar, y ha habido casos de mujeres con la cabeza afeitada por haber sido infieles u obligadas a brindar favores sexuales para pagar deudas. Y cada vez son más en las superpobladas prisiones brasileñas, donde se cierra el círculo de los abusos físicos, psicológicos y sexuales.

Amnistía Internacional en el Foro Social Mundial 2009. © AI

Pero lo peor es que los efectos de la violencia castigan a la comunidad entera al impedir o recortar la prestación de servicios básicos como asistencia sanitaria o educación. El reparto territorial entre bandas ‘aleja’ las clínicas para muchas mujeres, que deben recorrer kilómetros hasta la consulta médica. Operaciones policiales y violencia delictiva ‘clausuran’ durante mucho tiempo maternidades, guarderías, escuelas, y otras veces son los profesionales de la salud y la enseñanza quienes se resisten a trabajar en esas barriadas.

Recogiendo los pedazos, experiencias de mujeres sobre la violencia urbana en Brasil
Video en inglés de 14:30 minutos de duración. © AI 2008

Pero incluso en esas condiciones tan adversas, remarca Amnistía, el movimiento de mujeres ha conseguido “impacto en la política del gobierno federal” durante los mandatos de Lula da Silva. Y prueba de ello son normas como la Ley ‘María da Penha’ de 2007 –la primera que afronta con seriedad el problema de la violencia de género–, la creación de un Ministerio de la Mujer o la aprobación de un todavía titubeante Programa Nacional de Seguridad Pública y Ciudadanía. Este Plan Pronasci pretende encarar “las necesidades conjuntas, tanto sociales como en materia de seguridad”, de once núcleos urbanos donde la delincuencia y la inseguridad alcanzan niveles extremos, aunque a su propósito integral aún le falta profundizar en cuestiones de raza y de género.

Compartir:
  • del.icio.us
  • Facebook
  • BarraPunto
  • Bitacoras.com
  • Twitter

Esta entrada tiene 5 comentarios.

No se permiten más comentarios.

  1. Belén
    21 oct 11 18:35

    Las mujeres y las niñas siguen siendo las mayores víctimas en nuestra sociedad. Son víctimas de la violencia machista, víctimas de la pobreza, víctimas de discriminaciones y lo digo en plural porque no sólo influye el ser mujer si no que otros factores también están relacionados: la etnia, la edad, el estatus social, el nivel socioeducativo, la sexualidad, etc, víctimas de la explotación sexual…
    Hay paises en los que se ha avanzado mucho en la consecución de derechos por parte de la mujer de cara a lograr algún día, espero que pronto, la igualdad efectiva entre hombres y mujeres sin embargo, todavía hay que conseguir tantas cosas, hay que luchar tanto y dejar de mirar para otro lado. No tiene nada que ver que un gobierno o una empresa esté dirigido por una mujer , el ejemplo vale igual, si no se tiene una perspectiva de género.Para todo esto es fundamental el acceso a la educación, una educación igualitaria y en valores que deje fuera de una vez los estereotipos de género y rompa con lo establecido por las sociedades patriarcales, androcéntricas y heterocéntricas en las que vivimos. El camino es largo y lento pero no hay que pararse.

  2. Toni Suárez
    18 oct 11 17:37

    Con respecto a lo que recordabamos ayer, en el Día Internacional para la Erradicación de la Pobreza, me quedo con las palabras de Valdenia Aparecida Paulino, abogada brasileña y defensora de los derechos humanos en las favelas de este país, pues, efectivamente, no tienen desperdicio: “Los derechos humanos son el pasaporte de quienes viven en la pobreza para ser reconocidos como seres humanos y ciudadanos“, porque tener conciencia de ellos “es el punto de partida para superar la pobreza”. ¡Ojalá, que siempre lo tengamos presente en nuestro trabajo, por los derechos humanos!.

  3. Carlina Caballero Andrade
    18 oct 11 7:21

    Muchas veces nosotras las mujeres no siempre recibimos ayuda precisamente de personas de nuestro genero ,y esta es una situacion que no solo la encontramos en Brasil,a manera general,encontramos casos como el de Brasil a nivel mundial .Lo mas logico es que si hay organismos de ayuda y defensa para las mujeres ,estos sean pra brindar todo el apoyo que requerimos las mujeres,esto no significa que se deje a un lado a las demas personas ,pues en todo el ambito social encontramos violencia

  4. David Diagne
    17 oct 11 19:53

    El mundo experimenta una transición,desde una edad obscura que no terminó en la edad media,por ejemplo aquí en Argentina tenemos una democracia formal y en muchas cuestiones a pesar del oropel del crecimiento,a saber:Capacidades diferentes raza etcétera “estamos como cuando vinimos de España”;transición decía desde dicha edad obscura,hacia el futuro que forjemos los que queremos un mundo mejor!!!

  5. ¿Como es posible que el gobierno de Brasil no haga
    nada para que los narcotraficantes dejen de aterrorizar a las mujeres y a toda la gente inocente?
    De verdad que no lo entiendo, me da la sensación
    que ese gobierno mira a otro lado. Según creo la
    presidenta de ese país es una mujer, y se supone
    que debe de proteger a las mujeres. ¿Entonces
    porque no hace nada para solucionar esa situación?