Apoyada en una 'policía cibernética' y una 'Gran Muralla' cortafuegos de Internet, la vigilancia de la Red recorta las libertades de prensa y expresión La implacable persecución de activistas de derechos humanos, periodistas y blogueros no ha logrado silenciar a 485 millones de internautas

 

El gobierno chino borra blogs, bloquea webs y encarcela a internautas… Campaña por la liberación de Shi Tao (c) AI 2010

El Gobierno chino ya no sabe qué inventar para frenar la libertad de expresión y el activismo de derechos humanos en la Red. Con 485 millones de internautas y 200 millones de microblogs, ni los miles de ‘policías cibernéticos’ ni el inmenso cortafuegos (firewall) que ya se conoce como la ‘Gran Muralla de Internet’, han podido silenciar las informaciones y opiniones críticas hacia el régimen. Activistas, periodistas y blogueros están pagando, eso sí, un alto precio represivo por la implacable persecución oficial que ha llevado a muchos a prisión.

Tiananmen 20 años después – Shao Jiang

Shao Jiang vivió en primera persona las manifestaciones de Tiananmen y la brutal represión que las autoridades lanzaron contra los estudiantes. Hoy vive exiliado en Londres. En el 20 aniversario de la matanza, ningún responsable ha sido todavía juzgado. (c) AI

Como denunciaba Amnistía Internacional en su Informe Anual 2011, las autoridades de Pekín han respondido “a una floreciente sociedad civil encarcelando y persiguiendo a personas por expresar pacíficamente su opinión, tener creencias religiosas desaprobadas por el Estado, propugnar la reforma democrática y los derechos humanos y defender los derechos de otras personas”. Por una parte, se impide “hablar o informar de temas políticamente conflictivos” bajo acusaciones de divulgar “secretos de Estado”, de “divisionismo” (nacionalismo de las minorías étnicas), de difamación y de “subversión”. Por otra, se utilizan criterios imprecisos para controlar la publicación de supuesto “material políticamente conflictivo” como las referencias a Tiananmen-1989, los derechos humanos y la democracia, el movimiento espiritual Falun Gong o las cuestiones étnicas del Tíbet ó la región autónoma uigur del Sin-kiang.

La obsesión del Gobierno chino por tapiar la enorme ventana de libertad de Internet se ha acrecentado con la ‘revolución de los jazmines’ en el mundo árabe. Máxime cuando blogs y microblogs han servido para difundir llamamientos de protesta y movilización –el artista disidente Ai Weiwei fue detenido en abril en un auténtico ‘aviso para navegantes’ opositores–, pero también, y sobre todo, para sacar a la luz los abusos y la gestión oficial ineficaz en trágicos sucesos. Por ejemplo, el accidente de un tren de velocidad en julio pasado o el devastador terremoto de 2008 en la provincia de Sichuan, que derribó miles de escuelas construidas con materiales de baja calidad; gracias al blog de Weiwei, se supo que la responsabilidad era de promotores y funcionarios corruptos.

 

¿Sabes a qué se juega en China? Deportistas de élite como Fernando Romay, Abraham Olano, Talan Dujshebaev y otros se suman en este vídeo a la campaña de Amnistía Internacional por los derechos humanos en China con motivo de la celebración de los Juegos Olímpicos en 2008. (c) AI 2008

La censura oficial china se apoya en dos grandes columnas, la “contención previa” o autocensura, y el empleo sistemático de un firewall o cortafuegos en Internet que bloquea o filtra ciertos contenidos. Pero tiene métodos refinados que desbordan la simple monitorización de palabras clave. Así sucede con los ‘posts espejismo’, que permiten al usuario ‘ver’ el post publicado, cuando en realidad está oculto para el resto de internautas. La vigilancia va desde una auditoría temporal por parte de un ‘técnico en autocensura’ del servicio chino de microblogs Sina Weibo, hasta el bloqueo de la dirección IP que identifica a cada ordenador, pasando por la eliminación de cuenta y el bloqueo de email.

La última preocupación de las autoridades es la que califican de “enfermedad social de los rumores“, que pretenden contrarrestar desde dos ángulos: presionando a las compañías de Internet para que los desmientan, e implicando a organismos públicos y fuerzas policiales en la creación de microblogs (ya hay 4.000 de oficinas de seguridad pública y 5.000 de agentes). En este caso, se trataría de “guiar a la opinión pública”, atender a los temas candentes de debate en la Red, y aprovechar noticias fidedignas “para responder a las preocupaciones de la población a tiempo, aclarando hechos y malentendidos”.

Abogados y abogadas chinas se enfrentan a todo tipo de trabas para impedir que defiendan a activistas y disidentes. (c) AI 2011 (En inglés)

Más allá de las palabras, la realidad es que el Gobierno chino está dando otra vuelta de tuerca censora a su habitual política represiva de las libertades de prensa y expresión, que apenas ofreció un paréntesis aperturista con motivo de los Juegos Olímpicos de Pekín-2008. Antes y después, la persecución de blogueros, periodistas y activistas de derechos humanos ha sido implacable. De los bloqueos sistemáticos de webs no se han librado ni la BBC en chino ni Amnistía Internacional. Y tampoco los portales y redes sociales (Facebook, YouTube, Twitter) más populares en la actualidad.

En el capítulo de víctimas individuales, su amplia lista incluye nombres tan prestigiosos como el premio Nobel de la Paz Liu Xiaobo y el activista Liu Xianbin (condenados en su día a prisión por participar en el movimiento estudiantil de 1989, y que ahora cumplen 11 y 10 años de cárcel por “incitar a la subversión” tras haber promovido un manifiesto por el cambio político bautizado como Carta 08), o como el escritor y periodista Shi Tao. Este caso fue en 2005 un hito represivo. Tao fue sentenciado a 10 años de prisión por enviar a web extranjeras un correo electrónico que resumía las directrices oficiales a la prensa sobre cómo tratar el 15º aniversario de la represión del movimiento por la democracia de 1989. Y esa condena fue posible porque la compañía Yahoo! facilitó a las autoridades chinas información sobre su cuenta de correo.

Prueba de que la situación sigue siendo inquietante son las acciones urgentes lanzadas por AI en este mes de septiembre a favor del escritor y bloguero Yan Runfei, bajo vigilancia domiciliaria pese a haber patinado la Policía en sus acusaciones, y de una luchadora por los derechos humanos y defensora de las personas sin hogar como Wang Lihong, cuyo apoyo pacífico a tres activistas de Internet le costó nueve meses de cárcel.

Compartir:
  • del.icio.us
  • Facebook
  • BarraPunto
  • Bitacoras.com
  • Twitter

Esta entrada tiene 7 comentarios.

No se permiten más comentarios.

  1. Avari
    13 nov 11 5:40

    It’s wondreufl to have you on our side, haha!

  2. Johnette
    11 nov 11 13:16

    There’s a terrific amount of knowledge in this airtcle!

  3. Carlina Caballero Andrade
    18 oct 11 8:00

    Es hora ya que la ONU tome cartas en el asunto de China y las violaciones a los derechos humanos y la libertad de expresion .No es posible que un pais por mucho que se considere una potencia ,atente contra la libertad de prensa y expresion de sus ciudadanos .Creo que todas estas organizaciones internacionales fueron creadas con el fin de hacer que se cumplan todos los derechos a nivel mundial ,que ya no se permitan mas represiones a las personas solo por el simple hecho de protestar contra las situaciones que nos parecen injustas ,contra tanto capitalismo que al final solo nos esta dejando una sociedad sumida en el mas grande caos social y economico

  4. Mª José Blanco Rivera
    01 oct 11 0:43

    Una vez mas estamos ante un país de esclavitud y represión, donde los derechos humanos no tienen cabida.
    Los gobernantes son culpables y nosotros tenemos parte de culpa, sobretodo los paises que vivimos o creemos vivir en democracia.
    ¿Como pueden llamarse demócratas los paises que tienen tratados y relaciones con EL DRAGON DORMIDO…. y con otros de iguales características, solamente por intereses económicos?
    Gobernantes, dejen las corruptelas y dediquense a gobernar para los países y no hacerlo para sus propios intereses y para los que mueven la economía mundial a su antojo y en propio beneficio.
    ¡BASTA YA!

  5. Acabo de ver el archivo que me han enviado, y no
    comprendo lo que está pasando en China, esto es
    espantoso. El Gobierno chino es el que tenía que estar en la carcel por todos los crímenes que están
    cometiendo con los seres humanos y con los activistas de Derechos Humanos. Los Jefes de
    Estados deberían de romper las relaciones con un
    gobierno que no respeta los derechos humanos
    y cíviles.

  6. Pedro Calvillo Serrano
    29 sep 11 20:19

    Cuando menos dejen al pueblo expresarse, aunque como nos viene pasando en esta sociedad capitalista en que vivimos, el caso que nos hacen es nulo. Pero cuando menos tenems el derecho al pataleo y si nos da una pataleta importante alguna cosa logramos. Dejen a su pueblo expresarse que creo que ya se lo han ganao, impedirlo es la peor situación que se puede dar porquela cosa se infecta y se originan malos rollos.. En España hemos pedido por activa y por pasiva que bos dejen votar la reforma constitucional y que caso nos han hecho nimguno, pero despues de berrear un poco acaba uno sintiendose menos fustrado. Salud y Republica.

  7. Toni Suárez
    29 sep 11 13:01

    Creo en la democracia y en los políticos que trabajan por el bienestar de los ciudadanos, Aunque a nivel político no tengo poder de decisión, es los debates Parlamentarios, donde se pueden paliar -por no decir todas-, sí, la mayoría de las violaciones de derechos humanos que se cometen en el mundo.
    Como ciudadano de a pie, no concibo que a nivel de grandes Organismos como la ONU u otras Organizaciones Internacionales, consientan que un país como China, coloque una “Gran Muralla” cortafuegos de internet, para recortar las libertades de prensa y expresión.
    Tendrán mucho dominio, pero la “Gran Muralla de Internet” -más bien temprano, que tarde-, se derrumbará. La pena, de todo ello, es la represión que están sufriendo activistas de derechos humanos, periodístas y blogueros.
    ¡¡SEÑORES POLÍTICOS -DEL SIGNO QUE SEAN-, NO TODO ES “DECIR AMÉN”, AL QUE TIENE PODER!!