Categoría: Activismo

Amnistía Internacional puso en marcha en 2007 un proyecto del que actualmente forman parte 250 centros educativos de todo el Estado. El objetivo es sencillo y complicado a la vez, y se basa en una idea fundamental: conocer las violaciones de derechos humanos nos permite actuar para impedirlas

© Amnesty International Greece 2010

Miles de estudiantes desde Primaria a Educación de Personas Adultas, cientos de profesores y profesoras. 250 centros educativos, 17 Comunidades Autónomas y 49 provincias. Esto es en números la Red de Escuelas por los Derechos Humanos, iniciativa de Amnistía Internacional que propone que es totalmente imprescindible que en los espacios educativos los derechos humanos “se sientan y se vean”. Esto debe conseguirse de forma integral, mediante la existencia de asignaturas; de derechos humanos, el fomento de actividades en espacios públicos del centro y  la participación del alumnado en la vida escolar. Entendemos que la formación del profesorado en materia de derechos humanos es imprescindible para que todo esto pueda llevarse a cabo.

» Seguir leyendo

En España la integran más de 90.000 personas, que se movilizan por las víctimas de violaciones de derechos humanos cuya vida o integridad corre peligro

2009 Amnesty International

La Red de Acciones Urgentes de Amnistía Internacional tiene su propio récord: en 1989 en Colombia, los faxes solidarios llegaron a la prisión antes que el abogado detenido cuya libertad reclamaban. “¡Llamad a Amnistía!”, había alcanzado a gritar cuando lo arrestaban. Y la movilización de activistas fue tan rápida y eficaz, que no tardó en poder agradecerlo personalmente tras su excarcelación.

» Seguir leyendo

Un sobre grande que contenía una piedra junto con una carta llegó por mensajero a las mesas de muchos medios de comunicación en España.

Era febrero de 2002 y Amnistía Internacional lanzaba una campaña para salvar la vida de una mujer, Safiya Hussaini, de una muerte horrible: morir bajo un mar de piedras (lapidación).

Una de las piedras enviadas firmada por activistas que participaron en las movilizaciones. (c) AI

La piedra que se incluía en este peculiar envío había sido cuidadosamente seleccionada, tal y como se hace para las lapidaciones reales. Debía tener un tamaño medio, no podía ser ni demasiado grande porque podría causar la muerte inmediatamente, ni demasiado pequeña, pues no provocaría el suficiente sufrimiento. 

Disponíamos de unas 3 ó 4 semanas para conseguir detener la ejecución de esta mujer nigeriana, condenada a esta terrible muerte bajo la acusación de adulterio.

La agencia de publicidad Contrapunto se puso en marcha y en pocos días había preparado el impactante envío, que incluía la piedra, para los medios de comunicación y un sitio web, www.amnistiaporsafiya.org, donde Amnistía Internacional iba a poner en marcha la primera campaña de “ciberactivismo”.

Hoy en día nos puede parecer lo más normal del mundo “firmar” una petición a través de una página web, poniendo nuestros datos y dejando nuestro correo electrónico, pero a principios de 2002 fue una idea pionera que sobre todo facilitaba la acción de una forma sencilla, llegando a miles de personas para que se sumasen al grito de Amnistía Internacional pidiendo que Safiya fuese puesta en libertad sin condiciones y su condena fuera anulada. Amnistía Internacional se opone a la pena de muerte en todos los casos, pero en el caso de “adulterio”, además, la legislación internacional es muy clara al respecto: las relaciones sexuales consentidas por dos adultos nunca pueden ser objeto de castigo.

» Seguir leyendo

Hacer un "retrato robot" de los socios y socias de Amnistía Internacional España es difícil, porque ya somos más de 63.000 -y más de 3 millones en todo el mundo-.

Gracias por hacerlo posible
Gracias por hablar con una sola voz pidiendo JUSTICIA © Amnesty International

Decimos con frecuencia que “nuestros socios y socias” son el alma de la organización, y en nuestro caso no es una manera de hablar. Somos una de las pocas organizaciones sin ánimo de lucro en este país que consigue su financiación a través de aportaciones individuales de personas. Personas corrientes que aportan una media de 105€ al año, aunque hay aportaciones más altas, más bajas, todas igualmente importantes. Gracias a su generosidad podemos trabajar con total independencia económica y política y sin miedo a denunciar a quien lo merezca porque no arriesgamos nuestra financiación.

Lo realmente interesante es que muchos socios y socias no sólo colaboran con dinero, sino que también aportan horas de su tiempo en muchas actividades, porque Amnistía Internacional es un movimiento democrático y participativo, con una fuerte componente de activismo.

Una de estas socias es Mari Paz. Mari Paz era socia y en 2002 decidió dar el paso al activismo. Ella es economista en su vida “normal” pero se ofreció para ayudar en cualquier departamento de nuestra oficina central en Madrid. Tuvimos la suerte de que viniera al departamento de Recursos, donde nos encargamos de atender a las personas asociadas y también de conseguir que se sumen muchas más a la organización. Marí Paz empezó a colaborar dentro del área de atención a socios/as y puedo afirmar sin miedo a exagerar que ha tecleado miles y miles de datos a lo largo de todos estos años de colaboración constante. También ha respondido a miles de mensajes de socios y socias que nos contactan cada día para actualizar sus datos, direcciones, teléfonos, cuotas, cuentas bancarias, etc. Ahora, echando la vista atrás, veo las toneladas de trabajo que ha sacado adelante, y como su trabajo ha contribuido muy directamente a la captación de nuevos miembros.

» Seguir leyendo